Striptease valencia

 

Todos tenemos fantasías sexuales. Algunos sueñan con hacer un trío, otros con un francés completo o un masaje erótico. Muchas son las prácticas que nos excitan y deseamos hacer reales. Una de ellas es el striptease. Observar a una mujer desnudándose, incitándonos al ritmo sensual de sus caderas, es uno de los placeres que uno debería probar al menos una vez en su vida.

Las prostitutas de Soulvalencia son esas mujeres que aparecen en nuestras ficciones, salvo que estas mujeres son reales, están ahí para hacernos comprender que estas fantasías son posibles.

 

El baile erotico, más de cien años de historia

 

Nadie sabe a ciencia cierta cuándo empezó esta práctica, probablemente en la antigüedad, pero el primer referente nos lleva a París y al mítico Moulin Rouge. Allí, una bailarina llamada Mona realizó un número fingiendo ante un grupo de estudiantes que buscaba una pulga a medida que se quitaba la ropa. Nunca una pulga imaginaria causó tanto revuelo. La artista fue multada por escándalo público, pero fue tanto su éxito que el número se incorporó muy pronto al espectáculo del cabaret junto a otros como el cancán, convirtiéndose en una de sus señas de identidad.

Más de cien años nos separan desde entonces, pero esta práctica sigue estimulándonos ahora de la misma forma y con la misma intensidad.

 

El baile erotico, una puerta abierta a otros placeres

 

Valencia no es París, pero tiene el encanto de las ciudades modernas, abiertas al placer y la sensualidad. Lo da el clima, siempre benigno, y también las mujeres de Soulvalencia, jóvenes prostitutas, muchas de ellas estudiantes, que nos prometen con su experiencia y actitud hedonista el sexo más caliente.

El striptease estimula el deseo, nos hace que ver que el sexo es algo más que una actividad mecánica, rutinaria, es un juego en el que intervienen la imaginación y la voluptuosidad. Puede ser una práctica en sí misma, el mero hecho de contemplar, pero también un paso previo a otras fantasías como el sexo anal, el squirting o la lluvia dorada. Todo depende de nosotros, de nuestras preferencias o capacidad de disfrute.

 

Striptease, algo más que una ficción

 

El baile erotico ha sido objeto de atención en muchas películas, antiguas y modernas. Recordamos a Rita Hayward en “Gilda”, a Rebecca Romjin en “Femme fatale” o a Jamie Lee Curtis en “Mentiras arriesgadas”. Son ejemplos, entre otros muchos, que ponen de manifiesto el gran poder de sugestión de esta práctica a lo largo del tiempo.

Soulvalencia también tiene su propia película, una película que se hace real todos los días del año y en cualquier momento del día, y en la que seremos los únicos protagonistas. Las prostitutas del club valenciano, con sus cuerpos esculturales y su apuesta por el sexo y el placer sin tapujos completan el reparto.
¿Quién podría resistirse a participar en este film de referencia ya clásica en la capital valenciana?

 

error: ¡El contenido está protegido!